Paula Pareto y Santiago Lange fueron los deportistas argentinos elegidos para encender el pebetero en el Obelisco, uno de los puntos más emblemáticos de la Ciudad de Buenos Aires, y cerraron con broche de oro la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018, en una noche espectacular, llena de magia, emociones y marcada por el claro mensaje de hermandad e igualdad.

La ‘Peque’, medalla de bronce en Beijing 2008 y de oro en Rio 2016, y Lange, presea de bronce en Atenas 2004 y Beijing 2008 y ganador del oro hace cuatro años en Brasil, dos grandes personalidades del deporte argentino, grabaron una vez más sus nombre en un momento épico.

En cada ceremonia, el encendido del pebetero es tan irrepetible e impactante que suele robarse las miradas de los espectadores presentes y de los millones que lo siguen alrededor del mundo a través de la televisión, ya que es la imagen que recorre el mundo y marca el inicio de la competencia soñada por los atletas.

“Volví a sentirme muy joven, feliz de haber tenido un evento tan importante en nuestra ciudad, de que se desarrollen acá los Juegos, lo viví como si fuera un Juego Olímpico mayor, salió todo muy bien. Hay que disfrutar este momento porque es único”, dijo sonriente y plena de emoción Luciana Aymar, Embajadora de Buenos Aires 2018.

“Es una emoción gigante”, comentó emocionada Paula Pareto después de encender el pebetero junto a Santiago Lange, en una demostración de la igualdad de género que pregona la tercera edición de los Juegos Olímpicos de la Juventud.

“No se puede explicar con palabras estar ahí, y con Santi (Lange) que es un gran referente para mí y creo que para muchísimos deportistas”, agregó.

Después de un show espectacular, la ceremonia de apertura bajó su intensidad y llegó el momento de los discursos. A Gerardo Werthein lo siguió Thomas Bach, el presidente del Comité Olímpico Internacional, que empezó con unas palabras en español y dejó un mensaje para los jóvenes atletas.

“Para llegar a Buenos Aires 2018, cada uno entrenó y compitió fuerte. Dieron lo mejor en el deporte que tanto aman. Por eso merecen estar aquí. En sus Juegos. Cada atleta es diferente, venimos de diferentes lugares y tenemos diferentes culturas. Pero estamos todos unidos bajo los valores Olímpicos de excelencia, amistad y respeto”, dijo Bach.

El momento sublime fue el capítulo final del relevo de la antorcha Olímpica. “Increíble momento el que vivimos”, dijo Lange sobre compartir el encendido de la antorcha.

“Una felicidad inmensa, es lindo compartirlo con todos los atletas que compartimos un montón de vivencias, nosotros fuimos los últimos en aparecer, pero es de todos los del equipo argentino que nos representan”, agregó.

Los atletas también hicieron mención a los valores Olímpicos: el respeto, la igualdad y excelencia. “Son los valores de los Juegos. Los tenemos inculcados desde chicos, es parte de nuestra historia y son valores que representan mucho para nosotros”, dijo el campeón Olímpico en nacra 17 de Rio 2016.

Luego de destacar a Gerardo Werthein por haber llevado a los Juegos Olímpicos de la Juventud “hacia una nueva era”, Bach regaló sus últimas palabras y motivó los aplausos frente al Obelisco: “¡Disfruten de este momento Olímpico! ¡Muchas gracias Argentina! ¡Muchas gracias Buenos Aires! Y ahora iniciemos los Juegos Olímpicos de la Juventud de Buenos Aires 2018”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here