Ha llegado el gran día, estamos ante la elección más grande que ha visto México; se renovarán 3 416 cargos de elección popular a nivel local y federal y, en esta ocasión, el voto joven podría ser el decisivo que incline la balanza hacia uno u otro lado. Así que sal y vota libre.

Sin embargo, no hay que olvidar la situación actual del país, el descontento general que hay hacia los excesos de la clase gobernante, especialmente la de un partido político, podría definir el resultado de esta elección, no hay que votar impulsados por la bilis, sino hay que votar después de hacer un análisis racional.

Este primero de julio no hagamos que paguen justos por pecadores; todos hemos dicho, pensado o escuchado las siguientes frases: “todos son iguales”, “todos roban”, “sólo prometen pero jamás cumplen” , “sólo vienen en época de elecciones y después nos olvidan”. Pero hagamos un análisis, ¿en verdad todos son iguales?, La respuesta es no, ¿cómo podemos afirmar eso si nunca hemos dejado que alguien más nos gobierne?

En el Estado de México, por ejemplo, siempre ha gobernado el mismo partido, nunca ha habido una alternancia y es por eso que nunca hemos visto un cambio, pues seguimos optando por más de lo mismo; si no le damos la oportunidad a otros, jamás podremos ver si el amarillo es mejor, si el azul sí cumple, si el naranja sabe gobernar, etc.

En todos lados hay honestos y deshonestos, gente que ve por su comunidad y gente que ve por si misma; así que analicemos no sólo al partido, sino también al candidato, sus propuestas, su equipo de trabajo, su trayectoria y su visión que tiene para mejorar nuestra ciudad, estado o país.

Informémonos y hagamos un voto consiente, pero sobre todo libre, no vendamos nuestro futuro por algo inmediato como una despensa o un dinero que a la semana ya no existirá. No nos dejemos coaccionar por otros, las amenazas son sólo el miedo de unos cuantos por perder el poder, al final el poder del ciudadano siempre será más grande.

Vota libre y sé el cambio, si quieres ver cosas nuevas haz cosas nuevas, vota diferente.

Y no olvides que la democracia no acaba al votar, debemos observar y denunciar cualquier acto ilícito y una vez que se tenga un resultado exigir que los gobernantes electos cumplan y sirvan al pueblo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here