Los moralistas actuales son personas que necesitan de una “moral” de conveniencia pública, para saber de qué manera se van a comportar; se someten a seudopolíticos mediáticos para venerar, que les digan que órdenes cumplir, qué manipulación de leyes acatar y que censuras obedecer.

Los moralistas de ahora son individuos que integran una masa organizada por y para la mediocridad, que deciden dejar en manos de otros, la voluntad de decidir, de elegir, de equivocarse por sí mismos, son dependientes de la miseria económica, educativa y espiritual asignada.

Los moralistas de hoy tienen miedo de ser libres, han perdido la conciencia solidaria el día que comenzaron a disculpar y comprender al sistema, el instante en que dijeron que los idealistas no tienen cabida en este mundo práctico donde sólo vale el dinero, el poder y el sálvese quién pueda.

Han perdido la dignidad, la libertad y la ética, el día que aceptaron que esto no va a cambiar, que esto es así, que es mejor alinearse, que esto no tiene remedio, que ya basta de utopías. ¡Qué lejos están esos moralistas de la Vida!

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here